La iniciativa Oianguko Natur Eskola comenzaró este el 12 de abril, un año más, de la mano de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y se prolongará hasta finales de mayo, el 31 de mayo.

Un año más las y los niños de entre 8 y 12 años de Jakintza y Urdaneta podrán disfrutar de la oferta del parque Oiangu. Precisamente, con este proyecto, el Ayuntamiento pretende acercar a los/as más pequeños/as de la localidad a la naturaleza que les rodea, y para ello el parque Oiangu ofrece una gran oportunidad.

Se trata de una iniciativa que tiene continuidad año tras año. Maitane Alvarez, teniente de alcalde: "Oiangu es uno de nuestros lugares favoritos, y desde que somos niños/as nos dirigimos a este entorno, porque, al final, son muchas las posibilidades que nos ofrece el parque". En este sentido, Álvarez ha destacado que "seguiremos apostando por que las y los ordiziarras tenga la oportunidad de conocer Oiangu de cerca".

Contacto directo con la naturaleza

Oiangu Natur Eskola se ha desarrollado año tras año, y los miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi tendrán la oportunidad de trabajar con el alumnado del tercer ciclo de ambos centros. El funcionamiento será el mismo que hasta ahora: los/as niños/as de los colegios de Ordizia subirán a Oiangu con los/as monitores/as de Aranzadi, donde realizarán actividades que duren todo el día, dejando también tiempo para el juego libre. Basan sus actividades en juegos y talleres donde el propio alumnado es el protagonista de descubrir las curiosidades y tesoros de Oiangu.

Los miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi se han mostrado "satisfechos" con todo lo conseguido con la experiencia: "La valoración que hacemos cada año es muy buena. Uno de los objetivos principales del proyecto es que el niño o niña tenga experiencias directas con la naturaleza, creando una relación afectiva con ella, actitudes respetuosas con la naturaleza. Desarrollan actividades dinámicas y colaborativas en Natur Eskola. Su peculiaridad radica, además, en que realizan actividades adaptadas a la biodiversidad de Oiangu, es decir, conocen la flora y fauna autóctona, como el manzanal y el pozo.

"Es importante mantener el vínculo con la naturaleza desde la infancia, ya que aporta enormes beneficios. No sólo porque ofrece una oportunidad única para trabajar la capacidad motriz, sino porque fortalecen las relaciones entre ellos y adquieren aptitudes importantes en el proceso de aprendizaje, y también porque son conscientes de la importancia de cuidar adecuadamente nuestro entorno ", ha añadido el teniente de alcalde.

Datos

En el caso del año pasado, por ejemplo, se amplió la oferta y además de los del 3º ciclo, se incorporaron alumnos del 2º ciclo. En total participaron cerca de 500 niños y niñas. Un año más, los datos serán similares y los/as jóvenes de Ordizia podrán disfrutar de esta experiencia.