La LLamada (Patxi Zubizarreta)

Hay una anécdota famosa que me gustaría contar: en cierta ocasión, una madrugada, estaba Frank Sinatra en un tugurio de Madrid, solo, quemando la noche con un Jack Daniel tras otro. De pronto, se fijó en un viejo piano que había en un rincón y se puso a tocar. Al poco rato, llamó camarero para que le sirviera otro whisky y le acercara el teléfono. Marcó un número mientras echaba un trago, pero después hablar con alguien, en lugar de colgar el aparato, puso un auricular sobre el piano para que quien estuviera al otro lado escuchara la música. La melodía era dulce, embaucadora, y, al acabar de tocar, el músico volvió a coger el auricular, susurró un par de palabras y esta vez colgó. Seguía Frank Sinatra sentado al piano, cuando se abrió la puerta del garito y entró una mujer envuelta en pieles. Era Ava Gadner. Se acercó al piano, escuchó la música sugerente y, cuando terminó la pieza, le regaló un beso sensual y apasionado. Luego, los dos salieron juntos del local y se perdieron en la noche oscura.

trarangaEsta anécdota, además de ser famosa, me resulta entrañable – incluso envidiable – cada vez que la recuerdo. Pera además de entrañable, en este momento también me resulta de gran ayuda para expresar lo que siento cada vez que se aproxima el día de Santa Ana. Los que vivimos fuera del pueblo, a medida que se acercan las fiestas, sentimos una especie de llamada, una llamada dulce y sugerente, como la de Sinatra, ala que es difícil negarse. Una vez allí, la tamborrada nos embelesa con los sones de tambores y se rindiera a sus pies, sobre todo en el momento en que, en la plaza, suena la Marcha de Ordizia (incluso sé quien entonces saca su teléfono móvil para llamar a alguien que o ha podido acercarse al pueblo y, como si se tratara de una retransmisión en directo, darle al menos en consuelo de escuchar la Marcha y así hacer más llevadera su nostalgia.)

En ese tiempo, que al fin y al cabo no son más que pocos minutos, se me arremolinan recuerdos y sentimientos de mi infancia y mi adolescencia. Y una vez acabada la tamboreada, tomo conciencia de que ha pasado un año más (para mi reloj sentimental el año empieza esa noche y no el día de año nuevo), pero este vértigo que me produce el paso del tiempo apenas dura unos instantes porque la cuadrilla ya se dispone para la juerga y me envuelve el bullicio de las charangas. Entonces no hay mayor placer que salir de la plaza y perderse en la noche luminosa.

Iñaki Hidalgo Ezenarro

tamborrada 1Sin duda alguna la Tamborrada en Ordizia es uno de los festejos más enraizados en el ser y la personalidad de la gran mayoría de ordiziarras.

Llegado el 24 de julio, el comienzo de las fiestas patronales no lo marca el chupinazo festivo del mediodía, la apertura oficial de las fiestas lo marca la tradicional tamboreada. “Tradcional y monumela”, como rezaban repetindamente año tras año los programas festivos, así es una tamboreada que a imagen de la de Donostia, de la cual es deudora, ha sabido crear un estilo serio y diferente a cualquier otra que por los pueblos de Gipuzkoa se celebran en las fiestas patronales.

Tan enraizada está en los ordiziarras esta fiesta, que se puede decir allí donde vive un ordiziarra hay una tamboreada. Y algunas tamborradas de pueblos de Goierri han sido iniciativas de ordiziarras que sienten la tamborrada como algo diferente y especial. Bien se puede decir que esas tamborradas son “estilo Ordizia”.

 Un tanto oscura es la introducción de la tamborrada en Ordizia y hay una fecha que señala el inicio de la misma: 1913. El día de Santiago de 1913 se celebró una procesión con la nueva imagen de Santa Ana y en la misma se estrenaron traes y fue acompañada por más de 300 antorchas. Este inusual espectáculo se marca como primera referencia posible a la tamborrada, hay quien habla de carrozas, comparsas, heraldos, pajes, perfectamente ataviados allá por 1903.

Ordizia es un municipio propicio y muy dado a las iniciativas populares, en esto radica su fuerte personalidad y carácter, de ahí a organizar una tamborrada solo hay que dar un paso. Y esos primeros pasos para llegar a la actual tamborrada los tenemos en 1917-1918, impulsados por un donostiarra que se sentía profundamente ordiziarra, nos referimos a la figura de Joaquín Pascual Echeberría, alma Mater de la tamborrada ordiziarra. Queda en el recuerdo de algunos ordiziarras la tamborrada dek año 1922, magnífico espectáculo en el que paticipareon unos 400 comparsistas. Sin periodicidad anual la tamborrada se va celebrando el año 1923, 1926, 1929, 1935. en el período de la Guerra Civil no se celebra y a partir de 1941 la Sociedad Esperanza y la Sociedad Chapel Gorri asumen la organización de las tamborradas, para a partir de 1974 ser organizadas por Jakintza Ikastola durante algunos años para pasar posterior a ser organizada por un equipo de personas dirigidas por Jesús María Lariz y el apoyo del Ayuntamiento.

Las composiciones que se interpretan en la Tamborrada de Ordizia son las siguientes:

La 14 (“Irureta” correspondiente a la partitura nº14 del carnaval tolosarra).

Asisito titulada “La del hamaika”.

De la tamborrada donostiarra del compositor Raimundo Sarriegui la pieza “Retreta” en Ordizia llamada “Las Olas”, Iriyarena y la Diana.;

y como colofón la Marcha de Ordizia del maestro Gurrutxaga, del año 1947, que en palabras de Fermín Serrano es una “briosa, elegante y hermosa marcha en la que no se sabe qué admirar más, si el maravillosos trenzado que ejecutan los tambores y barriles en acertados arabescos de sonoridad y conjunto o la majestuosa marcialidad de sus vibrantes notas”.

 

Uztailaren 24ko Gabon Zaharra (Patxi Zubizarreta)

Danborradari buruzko nire oroitzapenak gogora ekartzea erraza bezain atsegina zait. Beharbada ez direlako urte asko jotzeari utzi geniola... Lehendabizi, hilabete inguru igarotzen genuen entseguetara joaten. Santa Ana aldera inguratzen ginen halakoetan, arboledan egonaldi bat egin ondoren edo frontoian saskibaloi partidaren bat ikusi eta gero. Eta garai hartaz batez ere entseguen azken eguna datorkit gogora, izan ere orduan banda etorri eta emozioa handiagotu egiten baitzien.

Eguna iristen zenerako, barrila prest egoten zen – gau batez uretan egona, egurra prest eta txukun pintatua -, jantzi zuriak garbi eta ondo lisatuak, sukaldari txanoa behar bezala almidonatua. Eta gisa hartan jantzirik, lagunak ogitarteko bat jatera joaten ginen aurrena (Miami, Oiangu); gero Bustuntzara jaisten ginen, eta han kafe bat, kopaxka bat bartzen genuen.

Laster batean jendetza urduriaren kolore nahasmendu hura lasaitu eta sailkatu egiten zen Larizen eraginez: banda, barrilariak, danbor joleak, karrozak... Eta lehen kantuan jotzeari ekin aurretik, tronpetatxoaren lehen deia entzun aurretik, orduantxe – eta ez abenduaren 31n – sentitzen nuen beste urte bat igaro zela: 24, 25, 26... Baina ez nuen gehiegi pentsatzeko edo sentitzeko betarik izaten, berehala Antxon – aita nahiz semea- bere goilara-sardexka handiari eragiten hasten baitzen.

Lehen doinuak etxeko balkoian egon ohi zen Gurrutxaga maisuari eskaintzen genizkion. Gero, suge astu baten antzera, gudarien etorbidean gora egiten genuen. Eta ikusleak alde banatan. Eta agurrak. Eta begi keinuak. Eta etengabe Lariz. Eta frai Andres. Eta emozioa, beti bezain berdina, beti bezain desberdina. Harik eta, herria igarotakoan, Malkasko aldean, atseden ttiki bat eta tragoska bat hartzen genuen arte. Han egiten genuen ziabogan bakarrik ikusten genuen danborrada bere osotasunean. Han begiratzen kantinerei.

Danborrada hunkigarriagoa egiten zen – eta da- berriro ere herri-herrira sartu eta makila hotsa kale estuetan biderkatzean, ikusleak ondo-ondoan sentitzean, plaza gero eta hurbilago sumatzean. Eta azkenean plaza: ate guztiak zabalik dituen eszenategi erraldoia, gure historiaren lekuko isila. Eta Idiarena, eta Asisito, eta Las Olas, eta Martxaren ordua uste baino lehen. Eta denok hunkipen berean preso, daudenak eta ez daudenak.

Tronpetaren deia plazan ozenagoa egiten da, oilo ipurdia ateratzen dizu. Denak adi daude, erne baino erneago, eta begiak Ana, Antxon, Iñakirengan jarriak. Iritsia da Martxaren ordua. Adi eta erne, hortaz, eta sentimenduak borborka, eskuetan dardarazioa. Baina musika aurrerago eta norbera lasaiago sentitzen da, eta gogotik jotzen duzu, hunkiturik,.Harik eta, oihartzun urrun baten antzera, berriro ere amaierako tronpeta deia entzuten duzun arte.

Aurtengoa ere igaro dela sentitzen duzu txalo zaparrada entzutean. Nekatua sentitzen zara, baina dagoeneko pozaren pozez daukazu zure barrena. Eta Baaat, Biii, Hiruuu, Laaau, Booost, Seeei, Zaaazpi, kanpora! Haur batek makilatxo bat eman diezaiozula eskatzen dizu. Ez emateko esana dizute, baina haren begiei erreparaturik ezin ukatuko diozu.